Marketing Online

Principio de Reciprocidad en Marketing Digital

Principio de reciprocidad

Te presento el principio de reciprocidad y te insto a cuestionarlo. ¿Crees que funcionaría en España? ¿Hacemos pruebas?

Te presento el principio de reciprocidad y te insto a cuestionarlo. ¿Crees que funcionaría en España? ¿Hacemos pruebas?

¡Hola caracola! Eeeem, porque rima, ¿eh? No porque tengas la cara alargada y peluda, entiéndeme, ¡que es un dicho! En fin… ¿Qué tal vas por ahí hoy? Yo genial, comenzando a afilar mis dedos para cumplir ese compromiso que adquirí contigo en el post anterior que, por cierto, no te llegó al mail porque me volví un poco loco haciendo pruebas y rompí la Newsletter. No te preocupes, ya está arreglada, ¡pobrecilla!.

Así que, si te extraña que vuelva a publicar, vete leyendo el artículo anterior y prepárate porque, si te unes, te prometo un poco de diversión, un poco de conocimiento, una colaboración conmigo y, por si fuera poco, una cura directa y de choque a esa posible “falta de entrenamiento blogger” que te está acechando. ¿Qué más podrías pedir? Na, ¿verdad?

Cumpliendo ese #retoblogger10D con un artículo sobre #neuromarketing. - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Pero eso es otra historia porque hoy vamos a hablar de un “apufff, no se yo” que he sentido tras leer unas páginas de un libro que me gusta mucho. Se trata de Brainfluence, de Roger Dooley, un libro sobre Neuromarketing.

Recompensa frente a Reciprocidad

Allá por el capítulo 95 (amos, que son capítulos de máximo 3 páginas, no te vayas a creer que yo tengo la paciencia como para leerme el Quijote), la recomendación de Neuromarketing reza algo así: Recompensa frente a Reciprocidad. ¿Lo what? Tranqui, yo te explico.

El capítulo habla de cómo la mayoría de marketers enfocamos la captación de Leads desde una perspectiva de recompensa: creamos un contenido chuli y le decimos al usuario algo así como “si lo quieres, dame algo (tus datos); ganatelo”.

Éste es el principio de recompensa donde el usuario tiene que tomar la iniciativa en la confianza. Primero tiene que realizar una acción a esperas de que la recompensa le merecerá la pena. Pero tiene que ser quien primero confíe. ¿Me sigues? ¿Qué pasa si considero que no cumples con lo prometido? Pues decepción. Eso sí, el pago llegó por adelantado, ¿eh pillines?

Sin embargo, aboga el libro, existe un principio psicológico de la reciprocidad que defiende que la mayoría de las personas tendemos a devolver, por gratitud, lo que nos han dado.

Según este principio, unos italianos (te pondría el link al que hace referencia el libro pero se ve que algo ha cambiado desde entonces porque yo he intentado acceder y me han salido, de golpe, un montón de mujercitas juguetonas y otra pestaña que me decía que mi Mac está infectado y que o lo limpio ahora mismo o se lía parda … así que aquí me tienes, escribiendo con guantes de látex) realizaron un estudio en el que ponían el formulario de registro después de la descarga de un contenido bueno, no antes.

Concluyeron que el doble de personas que accedieron al formulario lo cumplimentaron cuando ya habían recibido el contenido.

¿Reciprocidaríamos tanto en España?

Ea, ya me he inventado una palabra, qué le vamos a hacer…

La verdad es que, como no he podido leer el estudio, no tengo claro si se refería al doble de personas que accedieron al formulario o al doble de registros porque, si me lo permites (ya en plan juguetón y travieso), raro sería que si después de consumir el contenido te molestas en ir al formulario de registro no te registres … no se yo.

¿Te atreverías a ofrecer el contenido antes del registro? - piopíalo    

Powered by Vcgs-Toolbox

 

Además, también me surge la preguntita de si ésto, aquí en España, con lo españoles que somos, sería así. ¿Tu crees que funcionaría?

No lo sé, pero creo que merece la pena probarlo. ¿no crees?

Conclusiones

¡Acabando! Que no acabáramos, que se usa para otra cosa. Vamos por el buen camino, cumpliendo con el compromiso y con un post facilito de digerir.

Eso sí, con este post no pretendo otra cosa que abrir debate. Yo mismo voy a intentar acabar pronto uno de los contenidos descargables que tenía previstos para ofrecerlo según este modelo y probar, a ver a dónde nos lleva.

También decirte que no tienes por qué aplicarlo con un formulario de registro, podrías incluso añadir una llamada a la acción al final del contenido, pidiendo su difusión en busca de un objetivo más de notoriedad que de conversión directa. Posibilidades hay, como decimos por aquí, “a capazos”.

Y, por supuesto, me gustaría conocer tu opinión. ¿Conocías este principio psicológico? ¿Crees que es igualmente aplicable en España (o en tu país, qué leñe)? ¿Te atreverías a probarlo? ¿Cómo lo harías? ¿Probarías un vino llamado “tabueno” en un restaurante? ¡Cuenta, cuenta!

Acerca del autor

Víctor Campuzano

Growth Hacker no soy, pero lo vivo. De mi blog no vivo, pero aquí si que soy como soy. Marketing Digital, Creatividad y Blogging con pasión y desenfado. Alumno del Postgrado de Growth Hacking por IEBS.

Ahora es tu momento

*

32 comentarios

  • La verdad, me parece que el principio de reciprocidad no es algo muy nuestro. Nos parece más atractivo algo solo cuando nos ha generado un beneficio previo. ¡Pero todo es probar!

    Saludos.

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo Fran pero … ¿y si nos equivocamos? ¿Podría ser? Yo pienso probarlo, total, tampoco me juego el pan.

      Os iré contando.

      Abrazos!

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • Puesss empezando por el vino, ¿de verdad que existe? No sé yo… “dime de qué presumes…” aunque pensándolo bien… curiosidad sí que tendría por saber si es verdad. 😉
    Del principio de reciprocidad, no lo conocía y tiene todo el sentido del mundo… como todo, habrá que probarlo y yo pienso hacerlo…ya te contaré! Se parece a esa táctica de ofrecer un producto digital y el cliente paga lo que considera justo…. no sé ahora donde lo he visto… un abrazo! 😊

    • Hola Ana!!

      Si, yo también he oído hablar de esa técnica que dicen que ha funcionado. A mi me funciona pero en un entorno presencial o más privado. Por ejemplo, el otro día me propusieron dar una serie de 6 talleres sobre Email Marketing de 3,5 horas cada uno. El susodicho me preguntó por el precio y le dije: “ponlo tu, lo que consideres justo, me adapto”. ¿Sabes cual fue su respuesta? “Qué cabrón, tu si que sabes”. Resulta que esa postura lo pone en el compromiso de tener que escoger lo máximo que pueda por el miedo a desagradar y que rechace. ¿Me sigues?

      Ahora bien, no creo que funcione muy bien en España y en un entorno digital y semi-anónimo. También habría que probarlo.

      En todo caso, ya me contarás qué tal te va la prueba con el Principio de Reciprocidad.

      Saludines! 🙂

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • Hola, no me gusta que me ofrezcan un libro “gratis” pero tengo que suscribirme al boletín, ir al correo, confirmar, volver a entrar y así un ir y venir…..plasssss….y no puedo bajar el libro porque se cae la internet…. 🙁
    Si me ofreces algo, dámelo y punto….si me gusta, te seguiré …. y lo más probable es que te busque y compre un curso o un libro completo…. 😉
    Saludos,
    Valentina
    @tvflores

    • Hola Valentina!!

      Toma ya, un claro ejemplo del principio de reciprocidad. Es decir, contigo esta sería la mejor fórmula. ¿Verdad? Es genial, muchas gracias por posicionarte y representar a esa parte que corrobora el artículo.

      Gracias gracias! 🙂

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • Pues yo tampoco lo tengo nada claro… Vamos que cuando compartes algo muy valuoso (modo Gollum – mi tesoro ON) y currado como puede ser un ebook gratuito te gusta saber si están interesadas 10, 20, 30 o 100 personas y aunque hay maneras de contabilizar descargas si consigues un e-mail mucho mejor, ya que de esta manera puedes diversificar los seguidores que tengas (email marketing, followers en Twitter…).

    • Cierto Josep!! Efectivamente. De hecho es la forma más común de ofrecer ese ebook, por eso los llaman Lead Magnet.

      Ahora bien, ¿qué me dices de aquellos que nunca llegarán a ver tu contenido porque están hartos de dar el email? ¿Y si al verlo les gusta tanto que directamente se convierten no solo en suscriptores fríos sino en prescriptores?. ¿Con 2 de estos no te compensa que pierdas un poco de información?

      Es que todo tiene su “aquel” !! 🙂

      Saludines!

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

    • Jajajaja. Quien sabe, los americanos consideran lógico pensar que “todo el mundo es bueno”. ¿Cómo han llegado a ser potencia?

      En fin.

      Abrazos ratonzuelo! 🙂

  • La verdad es que la pregunta tiene trampa, porque implica un intercambio equitativo, y en la mayoría de las veces lo que se ofrece son refritos de temas que están disponibles y que ofrecen muy poca diferenciación a cambio de los datos que nos reclaman.

    No obstante, si el intercambio es interesante no tengo dudas en realizarlo, pero no por recibir un boletín o el ebook de las 10 técnicas SEO.

    • Osea que tu también apoyas este principio. Es decir, tu dame el contenido que si es super bueno (como dices en tu Landing) te seguiré porque no quiero perderme lo que haces. Pero no me pidas el email y luego me decepciones.

      Lo que me hace pensar: “pedir el pago por adelantado … ¿podría aumentar las expectativas y la probabilidad de decepción?. ¿No sería peor una decepción que un simple “no acepto esta vez”?.

      Igual hasta hago otro post con este tema. Gracias como siempre José! 🙂

      Abrazacos.

  • ¡Hola Vic!

    Pues mis pensamientos van en la línea de Jerby y Josep. De hecho, sobre esto en concreto que cuentas, no sé, pero sí se han hecho cosas parecidas, tipo “te lees mi libro y si te gusta me das la voluntad o el precio que tú le pongas” y aunque en algún caso aislado ha funcionado (tampoco hasta el punto de que hayan ganado un pastón con ello) en la mayoría de los casos no.

    No somos muy agradecidos en este sentido en España. Con los blogs pasa un poco igual: somos de los países en los que menos se comenta en blogs de otros y solemos echarle un morro que no veas a la hora de solicitar consultorías gratuitas a blogueros a los que no conocemos de nada y hace unas horas (en algunos casos menos) que seguimos.

    Tendemos a pensar que todo tiene que ser gratis y no es así: nos cargamos el valor de las cosas y del trabajo de quien las realiza.

    Lo de dejar las cosas a “la voluntad” del personal, no suele funcionar…

    • Hola Te!!

      Percibo el lado oscuro en tí … jajajajaja. No, en serio, estoy totalmente de acuerdo contigo, en España esto es difícil. En mi plugin tengo puesto un botón de donativo que ha recibido un total de 6 euros en 2 donaciones. Una fue de 5 y la otra de 1. Ojo, que cualquiera de las dos se ganan mi corazón. ¿Imaginas que casa usuario donase 1 €? Yo tendría para un shushi de “los chics”. Jajajaja.

      Ahora bien, no todos en España somos malos ni todo es así. Creo que hay circunstancias en las que todos nos ponemos a arrimar el hombro: cuando es por alguien y no “por dinero”. confío en que funciona en algunas ocasiones. Eso sí, en el momento que le funcione a alguien, el resto quemarán la técnica …

      Ya veremos!!

      Gracias, como siempre, por pasarte por aquí a dejar tu valiosa opinión.

      Abrazos Te! 🙂

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • Por aquí a veces, me siento un poco una infiltrada (pero en plan bien, sin malos rollos, infiltrada y a mucha honra jajajaja), yo escribo por otros motivos, ni tengo lectores, ni na de esas cosas con las que os nutrís los bloggers profesionalizados, con comunidades chulisimas mediante, etc…, pero aunque mi rollo vaya por otros cauces (y siempre aprendo con contenidos como estos), si que me encantará aportar mi opinión, o mi experiencia y mi criterio al respecto :

    “existe un principio psicológico de la reciprocidad que defiende que la mayoría de las personas tendemos a devolver, por gratitud, lo que nos han dado.”

    Eso es así, si o si pero os voy a contar en que casos.

    Cuando recibes ayuda de alguien que te la ha ofrecido NO funciona “del todo”.
    Cuando recibes ayuda de alguien que no te la ha ofrecido, si no que la has encontrado TU de casualidad, o causalidad, o serendipia, SI.

    Pasa en el Desarrollo y crecimiento personal. No vale que tengas un problema y que te ayuden o se ofrezcan a solucionarlo los mejores. No, no y no. Eres TU quien tiene que tener la verdadera RESPONSABILIDAD PERSONAL de asumir y abrir compuertas para recibir esa ayuda, sólo así verás la lucecita al final del túnel, pero eres tu o son tus manos las que deban llevar esa linterna para que sea realmente efectivo.

    Pues con esto que cuentas o planteas es lo mismo. No es lo mismo que alguien te intente vender algo (el factor psicológico del cliente cambia con respecto a lo que recibe, inclusive cuando lo que le ofrezcas sea lo que en realidad necesita), a que ese “cliente” necesite algo que tu ofreces y que sea EL quien descubre POR SI MISMO que lo que ofreces si que puede ayudarle a cubrir sus necesidades.

    Es mas bonito así, (más efectivo). ¿Quieres un ejemplo?, descubrí a través de sus vídeos a Alex Gimenez, un entrenador personal de Valencia (se describe así mismo como un “Transformador Personal” (no sólo en temas fisicos), y transmite y tiene tan buena esencia que así es, me vi todos sus videos (es posible que termine yéndome a vivir a Valencia por mil motivos pero Alex sin el saberlo me ayudó infinito y es probable que con el tiempo, termine contratando sus servicios si se cumplen mis nuevos y jugosos planes). Y por el momento me enfundé el Bio Traje (que es una de las cosas que el ofrece).

    ¿Otro ejemplo?, yo a ti te descubrí por serendipia y aquí me tienes fiel a la comunidad en la que mas como en mi otra casa me siento. Sin embargo, la magia se esfuma o me hubiera perdido la oportunidad de disfrutar de tus contenidos (incluso yendo en mi contra), si alguien me los hubiera querido meter a empujones. ¿Me he explicao bien? ¿Me se entiende? Es algo complicadillo de entender en realidad, pero muchas veces, los factores por los que estamos donde estamos si que alteran el produzco (o mejor dicho, la calidad del resultado).

    MuackssS

    Besuquis pa tos

    • el produzco noooo, lo he escrito malamente, quería escribir “el producto”

      “los factores por los que estamos donde estamos si que alteran el producto (o mejor dicho, la calidad del resultado).”

    • Hola Lu!!

      Joer, me ha encantado este comentario. Creo que tu reflexión es totalmente acertada y hacía falta en este post. ¡Acabas de completar mi trabajo! ¿Quién dijo infiltrada?

      Antes de ir por el otro, decirte que con la misma ilusión que empecé sigo y que esa sensación de “nadie me lee, nadie me comenta, no hay comunidad, no soy nadie” la tuve desde siempre hasta que personas como tu me lo hicisteis olvidar. Todos somos iguales, yo soy igual que tu porque el mérito de este blog es de cada uno que ha decidido quedarse y no mío. Punto. Ánimo con todos tus proyectos!

      Ahora, con tu reflexión, poco más que añadir. Cierto, con calzador … Es como cuando te ofrecen algo gratis por la calle. ¿Lo rechazas por inercia? ¿Gratis? ¿Cuanto me costará después?

      Menos mal que nadie te intentó meter con sacacorchos mi blog porque eres una pieza muy valiosa. ¡Gracias!

      Abrazotes.

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • jjajaja me encanta, el hola hola caracola es uno de mis saludos favoritos!!

    Pues creo que aquí si nos das el regalo nos escapamos corriendo jaja sinceramente vamos a fuego, leemos y nos vamos y como dices tú muy españoles…

    Yo creo que depende, es decir, en mi caso lo haría si, pero solo si el contenido es realmente de valor, si no no dejaría mi email. Así que la idea me gusta porque te fuerzas a tener que aportar algo de mucho valor si o si. Aunque mucha gente, aún siendo de valor se iría por patas sin suscribirse…

    Un abrazo!!!

    • Hola Caracola!! Digo Alex!! :p

      Oye, pues si, tienes razón. Supone un esfuerzo a crear un buen contenido, por un lado y por otro sirve para hacerte más creíble.

      Yo recuerdo que al gran Nacho Benavides le escuché decir: “tío, pruebame, verás como no te arrepientes”. Esa seguridad me cautivó. En este caso podría servir: “tío, toma el ebook y luego, por fi, haz algo por mi”.

      Tengo que probarlo, pijo. ¡Te contaré!

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • Estoy con Alejandro, la verdad es que dudo mucho de que funcione el principio de reciprocidad, vaya palabreja! pero nada es seguro a ciencia cierta, si no se prueba, así que me lo pensaré con algún recurso. Lo mismo busco un icono con cara de perrito llorón, apelando a la virtud del buen rollismo y dorando la píldora a chorro descontrolao, a ver qué sale! 😉

    • Jajajaja. A ver!!

      Yo si que lo voy a probar, estoy convencido. Además, creo que voy a utilizar la técnica de añadir las llamadas a la acción dentro del contenido. Es decir: descárgate el ebook gratis, no me des tu email. Luego, dentro del contenido, justifico que me des el email y además te pido que lo compartas.

      Ya estoy montando la prueba! 🙂

      Te iré contando Raquel, como a todos.

      Abrazos!

      Pd. Perdona, de verdad, por tardar tanto en responder. Esta semana con lo de los premios y otros asuntos me ha sido imposible sentarme. Sorry!

  • Particularmente en Venezuela, la gente desconfía sobremanera.

    ¿Y cómo no, si vivimos pensando que al menor descuido nos estafan?

    Así que pienso que valdria la pena probar esa idea Victor.

    ¡Adelante!

    Ya contaré luego como me habrá ido…

    Saludos.

    • Genial Arnaldo!!

      Si señor, así me gusta, gente con iniciativa y valentía para probar. Yo si que lo voy a probar y así nos haremos una “puesta en común” para ver los resultados.

      Ve diciéndome, vale?

      Saludos!

  • ¡Hola Vic!
    ¿Pensabas que te ibas a librar de mí?… Jajajaja!! Jódete, que no te libras, jajajaja! (es que se me ha ido el santo al cielo) Buen debate has montado, apañero!!

    Estamos partiendo de la base de que, el españolito de turno, es egoísta por naturaleza. Razones no faltan, para qué nos vamos a engañar. Quién no ha rapiñeado las vueltas de una cajera que se ha equivocado y te vas a casa con 50 céntimos de más (y más contento que si te hubiese tocado la lotería) o quién no ha pasado gratis al metro porque el torno no funcionaba (y no ha ido a taquilla a pagar su billetito)

    Pero yo siempre trato de quedarme con lo bueno, con lo positivo. Y todos los días vemos y hacemos (aunque no seamos conscientes de ello) actos de buena fe y buena voluntad. Son pequeños detalles, pero son y están.
    Ahora vamos con la otra parte: ¿después de currarme un ebook divino de la muerte te lo voy a dar “gratis”? ¡Y una mierda! Esto es como en las pelis: ¡la bolsa o la vida! Ummmm, si partimos de la base de la desconfianza es lógico que pidamos algo antes como pago a nuestro tremendo esfuerzo.
    Pero, ¿y si le damos la vuelta? ¿Y si hacemos un ebook todavía más divino de la muerte y confiamos en esa buena voluntad?, ¿no es mejor obtener 4 nuevos suscriptores a posteriori (y que estarán flipando con el contenido) que 200 a priori que se ven obligados al pago por adelantado? Al final te tocaría hacer purga de la base de datos porque habrá mucha gente que no vuelva a interactuar contigo ¿El boca-oreja de esos 4 será más efectivo? Soy una ñoña, yo creo que sí, Vic.

    Dicho esto, voy a darle una vuelta a una idea que tenía. Conocida mi verborrea, me voy a lanzar en unos meses a crear un ebook. Mi idea inicial era enviarla a mis suscriptores y como “pago” para los nuevos peeeeeroooooo…. sólo se lo enviaré a los que están en mi base de datos.
    Por otro lado, llevo unas semanas dándole vueltas a un post que incluya una plantilla (estoy en plan “mari secretitos”, si te digo algo más tengo que matarte) Así que esa plantilla (que me va a suponer un currazo) la voy a ofrecer con la fórmula de la reciprocidad.
    A lo mejor me tengo que tragar mis palabras por ir de Sor Bea, pero creo que merece la pena intentarlo y merece la pena creer.

    Como ves, he sido buena y no te la he liado parda, jajaja!!
    Un besazo Víctor!

    • Jajajaja, que buena eres Bea, me ha encantado!!!

      Pos mira, yo también estoy acabando un ebook y lo voy a ofrecer. Yo estoy muy de acuerdo contigo en que los 5 que se suscriban o hagan algo sin tener que hacerlo serán embajadores a muerte tuyos. Sin embargo, venimos de un aprendizaje que básicamente dice “cuanto más gorda, mejor”, pero … ¿y qué hay de la longitud? Osea, a ver, quiero decir … ejem. Que no por tener más número convertirás más, eso era antes. Pero nos sigue agobiando perder oportunidades, aunque sea de llenar. ¿verdad?

      Yo voy a ofrecer mi próximo ebook así. Eso si, es muy importante proveer dentro del contenido de herramientas más que suficientes para la conversión. Si mientras lo lees espero que hagas algo, como compartirlo o suscribirte, entonces tengo que ponértelo bien fácil. ¿Me sigues?

      Gracias Bei, muchas gracias por este súper comentario. ¡Que poco queda para vernos! ¿No? Si, ¿verdad? 🙂

  • Hola Victor! Lo voy a probar con mi próximo ebook gratuito 😉 Creo que funcionará si se hace bien. Esto es cosa del cerebro humano. No tiene que ver si eres español o de USA. Ya nos contarás tu experiencia. Un abrazo!

    • Olé Borja!!! Otro valiente, si señor. ¡Me alegro un montón!

      Yo voy a tardar un poco en sacar el próximo ebook así que, si lo pruebas tú antes, dame un aviso para contarme tu experiencia, ¿vale? Yo haré lo mismo.

      Abrazo!

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

ACEPTAR