General

Begin Again: Víctor vuelve al mundo del blogging

Begin Again Víctor vuelve

Begin Again: Descubre la razón de mi ausencia de 3 semanas y por qué regreso con más fuerzas y siendo mejor persona.

Descubre la razón de mi ausencia de 3 semanas y por qué regreso con más fuerzas y siendo mejor persona.

 

La sensación de volver a enfrentarse a una página en blanco es alucinante. Le perdí el miedo hace mucho tiempo y hoy ha querido reaparecer. Quién le iba a decir que yo ya lo mido de otra forma.

Recuerdo que me obligué a romper la tecla de borrar porque sólo esa posibilidad podía resultar paralizante. Una frase adelante, dos hacia atrás y, una vez más, página en blanco y la sensación de no poder con ella. Pero yo ahora me río de algunas sensaciones.

Eso sí, los músculos se acomodan rápido. Tres semanas sin ir al gimnasio hacen que la primera sesión de vuelta cueste horrores. ¿No te había pasado antes? Pero tampoco es de preocupar, puesto que los músculos tienen memoria. Basta con volver a empezar para retomar lo que ganaste con la ventaja de que ahora, con descanso y diferencia, eres mejor. Porque sí, indiscutible, esta ausencia me ha cambiado

 

¡Pero no la forma de empezar! ¡Hoooola de nuevo! ¿Qué tal estás? ¿Cómo ha ido todo en mi ausencia? ¿Me pones al día?

Yo no he estado, ya lo habrás notado, algo ha acontecido, ayer comí cocido. Hoy vuelvo a escribir, ya tenía ganas, tuve que salir, para cuidar de mi enana. Básicamente es eso.

La ida

Si, básicamente eso. Supongo que entenderás que no quiera dar muchos detalles, pero creo que mereces que te explique por qué me fui sin avisar: estábamos esperando y por fin nos llamaron para “hacerle un arreglillo” a mi peque.

¡Tranqui! ¡Si! Todo está bien. Gracias a Dios (como se dice), el cirujano cañón y la extraordinaria capacidad de adaptación y recuperación que ha demostrado Marina. Aluciné en colores. Tengo que comprarle un traje ajustado con botas y capa roja… esta niña apunta maneras.

Entonces, desde el momento en que te avisan, tu mundo se concentra en torno a un punto. No es que olvides todo, no es que no te apetezca, es sencillamente que te pones “manos a la obra” con los preparativos. Te pones en modo “héroe”. Te dices: “eh, Vic, ahora estás para cuidar, ayudar y tratar de amortiguar. No hay más”.

Más aún, 15 días en el hospital causarían sus estragos en el curro así que había que ponerse las pilas antes del día O para dejarlo todo más o menos atado. Así que imagínalo… Suerte que cuento con un equipo de profesionales de primera calidad.

¿Lo entiendes ahora? ¿Aceptarías ahora mi disculpa por esta ausencia repentina? ¿Aceptas mi retorno con una sonrisa y muchas ganas?

El aprendizaje

¿Sabes? Esta ha sido una experiencia muy dura que me ha servido para aprender. Te mentiría si te dijese que soy la misma persona que hace 21 días. No, no la soy. Cucha, y no me refiero a haber perdido kilo y medio y haber ganado 2 centímetros más de frente, que también … me refiero a cambios “por dentrico”.

  • He sentido el verdadero miedo. Tal cual. Hasta ahora había sentido miedos desnatados, adulterados y suavizados. Yo pensaba que eran reales e incluso los temía. Sufrí lo mío para superarlos y dominarlos. Pero eran la versión “cachorra” del verdadero miedo. Durante estos 15 días le conocí en persona y en varias ocasiones. Es silencioso, es un calor que te recorre el cuerpo en un instante, aprieta tus dientes y tensa tus músculos. Momento bruto on: luego te tiras 3 días cagando amarillo pues estás eliminando la adrenalina o bilirrubina o lo que sea. Momento bruto Off. Claro, después de conocerle, incluso te apetece coger a los otros miedecitos y tumbarte un rato con ellos a acariciarlos. Son cachorritos. Mis miedos ahora son más pequeños, soy más libre.
  • Sencillamente sigue andando. Estar en un hospital infantil es una gran lección de vida. Todo allí: cómo trabajan los profesionales, la decoración, la actitud de los niños … todo. Sobre todo, la actitud de los niños en su mayoría. Sencillamente siguen andando. He visto niños con más cicatrices que el Kenny de South Park, con cables que le salen de todos lados … ilusionados pintando su mural de Hallowing. No pierden el tiempo en auto compadecerse. Sencillamente, siguen andando. Abrazan cada minuto. Tal vez se pregunten por qué a ellos, pero lo hacen de camino a por el rojo para los ojos de la calabaza.
  • Cuidado con autoconfirmarte. Hubo un momento en los días de estancia a pensión completa, en una noche de esas que no puedes dormir, que me di cuenta de un curioso fenómeno que bauticé como “la autoconfirmación alucinógena”. Acostumbrado a tener la mente activa, con muchas cosas por hacer, pasé a tener una única misión: vigilar que todo está bien. Nada está en tus manos salvo cuidar y vigilar que no haya signos de alarma. Parece fácil, incluso podría decirse que es un descanso para la mente pero, cuidado, puede que te juegue malas pasadas. Focalizar tu atención en algo puede llevarte a ver cosas que no existen, como para cubrir tu necesidad de sentirte útil. Las enfermeras y médicos lo resumen como “los padres sois unos acojonaos”. Yo comprendí que a veces necesitamos tomar un poco de distancia para comprender mejor.
  • El orgullo es una genial sensación. De todas las sensaciones, por suerte, la que más ha calado ha sido esa sensación de orgullo al ver lo fuerte y valiente que ha sido mi pequeña y lo fuerte y valiente que ha sido su mami. Es increíble lo bien que te hace sentir ver que tienes a dos maravillas a tu lado.

Si, podría contarte más acerca de las equilibradas dietas de hospital, lo curioso de que pongan ensalada, 2 platos y postre para una criatura de casi 3 años (su papi no se comió nunca lo que sobró de la comida, no que va …). Podría contarte lo alucinante de algunos casos que se veían por ahí o el contraste de algunos profesionales tan implicados que no les importaba hacer el ridículo delante de los padres con tal de arrancar una sonrisa a los pequeños … pero es hora de seguir adelante

La vuelta

Podría contarte muchas cosas, pero ahora toca volver. ¡Ya estoy de vuelta! Sí, hay Víctor para rato y vuelvo con muchas ilusiones, energía e ideas. Quiero seguir contigo, quiero seguir contándote mi día a día “perso-profesional” y quiero que juntos vayamos a más.

Quiero leer y responder tus comentarios y saber de ti semana tras semana. Quiero, en definitiva, recuperar tu confianza.

Tengo mucho trabajo por delante, proyectos que sacar, ponerme al día en el trabajo y seguir cuidando de mi pequeña y disfrutando de la familia. Soy un poco ñoño, lo sé.

Así que, sin más, voy a ir terminando este post de más de 1.000 palabras escritas latido a latido con el aviso y promesa de que habrá muchas novedades sobre Marketing Online, Growth Hacking, Blogging y, bueno, sobre todo, Vic desde el corazón dándote las gracias por seguir ahí.

Please, cuéntame, ¿entiendes mi ausencia? ¿me perdonarás por haberme ido sin avisar? ¿seguirás por aquí? ¿puedo recuperarte? ¡Cuenta, cuenta!

Acerca del autor

Víctor Campuzano

Growth Hacker no soy, pero lo vivo. De mi blog no vivo, pero aquí si que soy como soy. Marketing Digital, Creatividad y Blogging con pasión y desenfado. Alumno del Postgrado de Growth Hacking por IEBS.

Ahora es tu momento

*

46 comentarios

    • Un besico Blanca!! Que ilusión tu comentario y saber que estás ahí. Con lo que yo te admiro! 🙂

      Ya sabes dónde me tienes para lo que necesites.

      Besos!

  • Hola Víctor,

    Espero que tu pequeña se encuentre perfectamente.

    Te felicito por contar parte de lo sucedido en tu blog.

    Este verano nosotros tuvimos una experiencia “similar” con nuestra hija de 2 años.

    Realmente, sin entrar en detalles, creo que lo “nuestro” fue peor, por inesperado y gravedad de la situación.

    Por suerte nuestra hija está actualmente bien.

    Pensé en escribir un post en mi blog sobre lo sucedido, o en mis redes sociales, pero finalmente no tuve valor, o me dio pánico revivir lo sucedido.

    Lo único que hice fue “pedir ayuda y oración” a mi comunidad de Snapchat (por eso de que los snaps desaparecen y te da menos vergüenza) un día que estaba totalmente desesperado y superado por la situación.

    La respuesta de mi pequeña comunidad de Snapchat fue increíble, y bueno… me ayudó a coger fuerzas y vi que gente que “no te conoce de nada” se implicaba de una manera brutal y me mandaba ánimos todos los días.

    Pues eso, que este post vuelve a demostrar lo enorme blogger que eres, lo valiente que eres, y lo diferente que eres.

    Me he visto súper identificado con todos tus temores y sentimientos: y la verdad, cuando pienso en lo que pasamos este verano, me parece una pesadilla o una película de terror que le sucedió a otra familia.

    Respecto a saber si tu comunidad te va a esperar o no en estos casos “urgentes”: por supuesto que sí te vamos a esperar.

    ¿Cómo no vamos a hacerlo

    Un fuerte abrazo y deseo de corazón que tu pequeña se encuentre totalmente recuperada.

    • Guay Jorde, como mola saber que se te entiende. Siento lo que pasaste este verano, te entiendo perfectamente y entiendo el miedo a publicar o no. La verdad es que existe una línea muy delgada entre la intimidad de tu propia familia y tu relación con tu comunidad. Yo he decidido que debía contar esto. No soy de dar muchos detalles, pero lo debía a este espacio.

      Gracias de verdad por estar ahí y sobre todo por seguir ahí. Ahora toca retomar cosas … entre otras Snapchat!!!! 🙂

      Un fuerte abrazo crack. Tenemos pendiente una comilona !!

  • Víctor, lo primero es la salud. Así de sencillo, no hacen falta explicaciones. Otra cosa es que te apetezca contar lo que te ha enseñado tu hija.

    Novedades: en Blogramé, estamos preparando el Juego de la Araña. Estás invitado a participar.

    Personalmente, estoy haciendo un curso de gamificación; de ahí, lo del juego anterior.

    Hala! ya’tá! Vete a estar un rato con tu hija que ahora los apreciaras más si cabe.

    • Si cabe!! Gracias por seguir ahí ratonzuelo. Como mola, lo de gamificación seguro que te da mucho que hacer … ¡ya verás!

      Mantennos al día de tus novedades eh?

      Un fuerte abrazo! 🙂

  • Hey guapo, la verdad qué fuerte lo que le ha pasado a tu pequeña. Lo cierto es que yo te hacía o trabajando mucho fuera de órbita o viajando a algún sitio exótico con tus nenas. Todo me imagina yo menos que estuviéras pasando una situación tan chunga.

    Lo bueno, es que los niños se recuperan muy rápido y todo lo olvidan casi de inmediato. Entre más viejos somos más miedos tenemos y es a nosotros a quien más cuesta recuperarnos de las cosas que nos pasan. Así que sigue aprendiendo de tu valiente nena que te seguirá enseñando muchas cosas a lo largo de la vida y eso es lo bello y precioso de ser padre.

    Un abrazo para tus nenas y mucho ánimo, por aquí seguimos pendiente de ti y tus proyectos. Un gran abrazo guapo 🙂

    • Hola Di!!

      Alegría infinita, qué te voy a decir, de verte de nuevo por aquí… ¡Gracias mil! Si que he aprendido mucho de mi enana, de su mami y de cómo he afrontado todo esto. Por suerte, un capítulo más pasado y ahora con fuerzas para tratar de darlo todo por aquí.

      Un besazo y gracias de nuevo por seguir ahí!!!

  • Víctor,
    Me ha encantado que hayas cedido la pluma a tu corazón, lo ha hecho ¡de maravilla! y me alegro mucho que tu pequeña este bien, es lo principal en la vida.
    Estoy esperando con ilusión tu próximo post para seguir aprendiendo y disfrutando de tus magníficas enseñanzas.
    ¡Gracias por seguir “on the road”! ¡Un abrazo! 😉

    • Ey César!!

      Gracias tío, a ti sobre todo por seguir ahí y por darme la confianza para poder dejarme llevar. Han sido unas semanas de duro aprendizaje y de emociones a flor de piel… Ahora toca Marketing Online con emociones. jajajajajaja.

      Un fuerte abrazo! 🙂

  • Buf, como decía el gran Johan… gallina de piel leyendo tu post. Me alegro que todo saliera bien. Un abrazo y bienvenido de vuelta!

    • Gracias Alex!! Gallina de piel, jejejeje. Que bueno!

      Pues si, de vuelta y con energías y ganas de compartir. Gracias por la bienvenida! 🙂

      Abrazos

    • Hola María!! Muchas gracias.

      Si, la verdad es que a susto pasado las cosas se ven de otra forma. Por fin más tranquilos y con proyectos y ganas. Ahora lo difícil es concentrarse oyéndola feliz de fondo …

      Abrazos!

  • Nen, hay cosas que pasan por encima de todo y aunque no es el lugar para decirte es de que “yo he pasado por cosas parecidas”, si que es el lugar para darte todo el apoyo que necesites, que tomaste la decisión correcta y que los aprendizajes que te ha dado esta experiencia te van a acompañar para siempre.

    • Hola José!!

      Gracias tío. Seguro que entonces me entiendes bien. Si, los aprendizajes estos me acompañarán toda la vida. Lo chulo es que he sacado enseñanzas positivas y sólo me falta ponerme Bambi, sacar lo de dentro y listo.

      Abrazos!

  • Victor, no hace falta que pidas perdón. Frases como la de “la familia es lo primero” se convierte en una auténtica verdad absoluta. Ahora lo importante es que Marina está bien y recuperada. Los proyectos continuarán tarde o temprano. Me ha parecido que la forma de explicarlo hacen de tu calidez humana un valor excepcional. Te sigo leyendo… Un abrazo!

    • Guau Josep, muchas gracias tío. Si, lo importante es que ahora mismo oido a mi pequeña curando a sus bebés, todo feliz ella. Nos arruina a tiritas, pero no veas la gracia que tiene diciéndole que se esté quieta, que el pinchacito no duele, que sólo le va a poner una tirita… Fíjate cómo lo ha superado.

      Gracias Josep, gracias por seguir ahí. ¡Vamos! 🙂

    • Hola Tristán!!

      Gracias. Efectivamente, no todo es Marketing Online. Claro que van a volver los posts chulos pero para mí el blogguing es una conexión con gente y necesitaba compartir esto.

      UN abrazo y gracias por estar ahí!! 🙂

  • Hola Víctor.

    Me alegro mucho de verte de nuevo por aquí y, sobre todo, por lo que eso significa: que tu peque ya está bien y lo que os provocaba el miedo ha pasado…

    No tenía ni idea del porqué de tu ausencia, pensaba que era por curro, y me he sorprendido mucho al leer el post. Al final estamos siempre pensando en lo que tenemos que hacer sin darnos cuenta de muchas cosas que suceden a nuestro alrededor y que son tremendamente más importantes que lo que hay en la pantalla del PC.

    Recibe este cariñoso abrazo desde el sur, para ti y para tu familia. Disfrutad de esta buena noticia!!

    • Hola Borja!!

      Muchas gracias. La verdad es que no te culpo porque yo apenas di indicios y me fui sin avisar. Es mejor que pensaras bien. Por suerte ya pasó todo y ahora volveremos a estar conectados y dándolo todo.

      Gracias por tus deseos… ¡Vamos a por todas de nuevo! 🙂

  • Victor,

    Hace tiempo que te sigo, aunque nunca te había comentado antes. Solo faltaría que pidieras disculpas por nada. Me has recordado muchísimo a mi padre en este post y, sinceramente, adoro a los padres como vosotros. Creo que has conseguido transmitir al 100% lo que sientes y hacer que lo sintamos también nosotros. Me alegro muchísimo de que tu pequeña esté bien. Piensa que, con el tiempo, recordarás todo esto como una experiencia más, que os habrá servido para os habrá hecho más fuertes como personas y como familia.

    Un beso enorme y mucho ánimo!

  • Víctor, qué experiencia la que nos cuentas. Todo se puede superar con fortaleza, pero cuando le toca a tu niño, uno es totalmente vulnerable. Has hecho bien en centrarte en esos 15 duros días, lo primero es la familia y mas cuando se trata de la salud. Me alegro mucho que haya pasado todo y ue estés d vuelta con la sonrisa en la cara y el peligro en el pasado. Un abrazo.

    Aunque

    • Hola Susana!!

      Que penica, creo que se te ha cortado el comentario. No obstante, que sepas que me ha hecho mucha ilusión leerte y tus palabras me llenan de (como decía el Rey de antes) orgullo y satisfacción. Jejejeje. ¡Gracias mil!

      Cada cosa tiene lo suyo y cuando tocó centrarse en la familia, no tuve ninguna contemplación. Pero ahora vuelvo a ser yo, ¡sonriente y dispuesto a darlo todo!

      Un abrazo y besitos! 🙂

  • Hola Víctor!
    Hacia mucho que no te leia. Pero no un mes, no, mucho mas pero por cuestiones basicas. Yo no soy de ese mundo aparte de los seres del Marketing, seguramente por eso me vendo tan mal, din embargo cada vez que te leo me pareces divertido, casi que me dan ganas de meterme en esto del mundo de la estrategia digital.

    Te felicito por,ser humano, buen padre que ama a su hija y a su familia y que prioriza a a los suyos por delante de otras cosas que algunos consideran imprescindibles sin serlo. Felicidades tio!! Si yo fuera lectora tuya habitual estaria muy orgullosa de ti.

    En cuanto a las lecciones que te da la vida en determinados momentos me centro en esa de poner a ños mieditos en su lugar cuando aparece el acojone maximo como el wue tu has vivido. Si. Es asi. Cuando la salud y la vida de los que quieres esta en juego todo adquiere otra dimension.

    Un abrazo..
    Delfina

    • Hola Delfina!!

      Gracias. Gracias. Gracias. No puedo expresarlo de otra forma. Entiendo que dejases de leer este blog, cada uno tiene sus intereses y camino pero ver que has vuelto en este momento me ha hecho sentir afortunado. Si, muy afortunado.

      Me ha gustado mucho la parte en la que pones cada cosa en su lugar y dices “importantes sin serlo realmente”. Yo tengo muy claro que no estaría aquí sin el apoyo de mi familia y nunca pondré nada por delante de ellos. Igual que no pondría mis intereses por delante de las personas y menos los que por aquí se manifiestan. Como tu.

      Gracias por este comentario que me llena de energía para seguir luchando.

      Abrazos! 🙂

  • Pues un abrazo muy fuerte para los tres. Espero que todo evolucione bien.

    Después de leer tu post, creo que este blog s es uno de los mejores blog de psicología que conozco. Explicas lo que es la resiliencia mejor que mil ensayos sobre el tema.

    Un fuerte abrazo crack

    • Jajaja. Que grande. Muchas gracias Javier! No conocía la palabra, yo sólo he expresado mis sentimientos pero la verdad es que un poco si es un caso de resilizuncia de esa… jajaja.

      Gracias por seguir ahí, desde el día en que este blog nació. Gracias de verdad.

      Abrazos! 🙂

  • Cómo me alegro que ya estés por aquí y que todo haya salido bien! Cuando la vida nos toca a lo que más queremos, aunque sea de refilon, nos damos cuenta de la cantidad de idioteces en las que nos preocupamos inútilmente. Todo tiene su lado positivo y seguro que si antes las querías un huevo, ahora las quieres diez, no por lo que te hayan demostrado que en el fondo, eso ya lo sabias, sino porque comprendes hasta qué punto son necesarias en tu vida. En fin, que no te disculpes, disfruta de este nuevo escalón, aquí estamos como siempre. Un abrazo crack!

    • Hola Rachel! 🙂

      Gracias. De verdad. Pues si que tenía claro lo que son para mí, muy importantes, pero cada día lo tienes si cabe más claro. Ahora tengo una deuda contigo y con el resto que me dais vuestro cariño y apoyo por aquí: tengo que darlo todo.

      ¡Conectemos pues! 🙂 UN fuerte abrazo Raquel, gracias de verdad por estar ahí.

  • Me alegro de que todo haya salido bien Victor. Y que de paso hayas aprendido alguna que otra lección. Aquí seguimos para continuar leyendo y comentando cuando sea menester. Saludos.

    • A fuego las he aprendido! Gracias Fran, necesitaba todo este apoyo en momentos en que sentía que “si no estas lo pierdes todo”. No es una cuestión de egoísmo por ego (ahora que me va más o menos bien, olvido a quienes me trajeron hasta aquí). No, no es eso. Es simplemente estar donde tengo que estar.

      Abrazos! 🙂

  • ¡Hola Víctor!

    Justo esta semana estaba a punto de enviarte un correo para ver qué era lo que te sucedía, porque era extraño que tu último post fuera hace tanto. Este tipo de post también se agradece mucho, te hacen mucho más humano (y no me refiero sólo a ti, sino a todos los que te leemos).

    Espero que la situación ya se haya estabilizado y que tu hija se encuentra perfectamente y todo haya pasado definitivamente. No puedo imaginarme todavía lo que es esa situación, pero me puedo hacer una remota idea de lo duro que tiene que ser psicológicamente para una persona todo esto.

    Seguro que, a partir de ahora, vemos un Víctor diferente en el blog (y me da a mí que mucho mejor). Me alegro que todo vaya bien ahora después de unos días muy duros, de que te hayas animado a escribir tu historia en el blog y de que vengas con muchas más ganas que nunca. Esperando desde ya los nuevos contenidos.

    ¡Mucho ánimo! ¡Un abrazo!

    Alex.

    • Hola Amigo! (que, ¿que no?).

      Gracias tío. Si, han sido duros y me han servido para aprender, para unirme y admirar aún más a mis mujercitas. También para tomar distancia y entender la situación actual. Me han ayudado a bajarme del burro y comprender que sigo siendo la misma persona pequeña que antes. Si, sin duda verás a un Víctor mejor y, sobre todo, agradecido de que le veas.

      Marina está genial ahora. Todo pasó.

      Abrazos! 🙂

  • Buenas Victor. Yo soy un lector reciente, no llevaba mas de un mes leyendote cuando dejaste de escribir y me preguntaba que pasaba, considero tu informacion muy util e interesante. Y tu forma de escribir es bastante interesante y divertida. Entraba cada semana varias veces para ver si habia algo nuevo y pensaba que era una pena que dejaras el blog.

    Peeeeeeeeero por suerte, la pequeña Marina se a recuperado, asi que te tenemos de vuelta por aqui. Ahora sabiendo cual era el motivo, se entiende completamente tu ausencia. Y decirte que yo pues sigo aqui, siendo aun ese reciente lector que espera llegar a ser veterano.

    Mis mejores deseos para ti y toda tu familia. Nos seguimos “viendo” por aqui. ¡Muchos saludos!

    • Hola Destino!!

      Ains, que nombre más bonito que te pones. Yo no creo en el Destino, pero no deja de tener su matiz poético. Jejejeje.

      Nuevo o veterano, aquí por suerte todos arropamos a todos. No es una cuestión mía, es que la gente que hay por aquí es así de buena. Puedes sentirte como en casa. Sobre todo yo te agradezco mucho tus palabras y que sigas por aquí. Ahora manos a la obra a seguir trabajando en compensar esta confianza.

      Saludos !:)

  • ¡Hola Vic!
    Ante todo, por encima de cualquier otra cosa, eres persona. Y, más importante aún: eres padre.
    No hay herramienta de marketing, ni comentario, ni técnica nueva de Growth Hacking que pueda con eso.
    Tu ausencia ha sido y siempre será perceptible, pero lo importante es que la pequeña Marina esté bien, y que tú y tu mujer estéis bien.

    Me alegro que hayas compartido esto con nosotros, ¿sabes por qué? Porque supongo que sólo en momentos de intimidad con tu mujer, casi susurrando, o en momentos de “ya no puedo más” con algún familiar o amigo cercano, habrás soltado toda la mierda que te estabas tragando.
    Y eso hay que soltarlo y vaciarte por dentro para seguir adelante.

    Vic, te deseo todo lo mejor. Te lo digo de corazón. Muchos besos y abrazos amorosos para los tres!!

    • Ains, aún no he podido soltarlo. Supongo que llegará un momento pero aún sigo “en plan super héroe” y no me ha salido. Si veo que se va enquistando me pongo alguna peli tipo “Diario de Noa”, “Sweet Home Alabama” o “Boat Trip” y lo suelto todo … jajajaja. Es verdad lo que dices, se acumula mierda pero a veces cuesta sacarla por el hecho de que te acostumbras a “tirar del carro”.

      Ahora bien, las emociones se quedan a flor de piel. Por ejemplo, leyendo tu comentario lagrimica pal teclado. Ahora no me funciona la barra espaciadora.. jajajaja.

      Gracias Bea, de verdad, gracias por esto. Me siento querido y eso ayuda y mucho. Es mutuo y lo sabes.

      Besazos!!! 🙂

  • Ainssss si es que al final hasta consigues tocarme la patata!!!!

    Pues claro que se te espera y se te perdona lo que haga falta… ya sabes que con este post, me he sentido casi casi igual de identificada contigo como con el de Neil Patel, manda güevis!!!

    Me alegro que todo esté bien y que hayas vuelto!! se te echaba de menos compi!

    Besotes

    • Si hija, parece que estamos sincronizados. Yo también me alegro que a ti te vaya genial y que ahora estemos todos a puntito para continuar !! 🙂

      Oye, que lo de tocar la patata… ya sabes que somos todo corazóN! 🙂

      Muchos besitos Ana! 🙂

  • ¡Hola crack!

    Me alegro un montón de que tu peque ya esté recuperada y de que todo haya ido genial. Estaba claro que Marina tenía que ser una supercampeona teniendo un papi como tú.
    Me ha gustado mucho cómo has enfocado este post y cómo nos has contado lo que has aprendido de tu experiencia.
    Ahora a volver a dejarnos a todos con la boca abierta.
    ¡Bienvenido de nuevo!

    • Hola It!

      Ains que bueno, ¡te echaba de menos! Gracias por tus ánimos y tus palabritas. La verdad es que ya ha pasado, es curioso cómo lo ves a años luz y sin embargo ha pasado sólo una semana. Que fuerte.

      En cualquier caso, aquí estoy de vuelta, contigo y con todos, para disfrutar de vuestra compañía.

      Abrazos! 🙂

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros, como Google Analytics, para optimizar su navegación y realizar tareas de análisis y las pertenecientes a WordPress. Advierto que si continuas navegando, aceptas su uso. Puede cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información.

ACEPTAR